Seleccionar página

MCRC en las Redes Sociales

Se necesitaron siglos de sangriento conflicto y de ánimo civilizador para comprender que no habría necesidad de resistencia si la Autoridad tuviera los mismos intereses que los sujetos autorizados. La evidencia de lo natural descubrió la manera de conseguirlo. Bastaría que el Poder no viniera de mitos, tradiciones religiosas, fuerzas armadas, ni de la riqueza, sino exclusivamente del otorgado libremente por los que debieran obedecerlo y pudieran revocarlo. Un poder solamente consentido no es Autoridad.Antonio García-Trevijano Forte
Jurista, crítico de arte y repúblico. 1927 - 2018